Las Navidades y sus trucos para ser felices

Ya tenemos aquí las Navidades y con ellas los niños han empezado sus vacaciones llenos de ilusión y algo de nervios esperado la llegada de Papa Noel y/o los Reyes Magos.

A los padres y madres se nos presentan nuevos retos, tales como gestionar y crear una Navidades con las que nos sintamos cómodos y que transmitan valores a nuestros hijos/as.

Como no siempre es fácil, aquí os dejo algunos consejos que harán de estas fiestas una época más sencilla y más feliz.

  1.  Calendario de adviento casero: Una idea genial es elaborar un calendario para estas fechas, dónde cada día encontréis una propuesta de actividad o deseo para hacer en familia. Se trata de que podáis disfrutar de uno de los regalos más valorados por vuestros hijos/a, pasar tiempo con sus padres. Así pues, piensa en salidas sencillas que os permitan disfrutar del aire libre, de ratos de juego o de actividades divertidas.
  2. Hacer algo por los demás: Uno de los mejores valores a transmitir a los hijos/as es el de ser generoso y empático con los demás. Estas fechas pueden ser una gran oportunidad para trabajar tanto este valor como el del desapego. Seguramente en vuestra ciudad encontrareis varios lugares donde poder llevar juguetes, ropa u otros objetos que ya no utilicéis para personas con menos recursos. Actualmente hay infinidad de opciones que podéis buscar y con las que sentiros cómodos.
  3. Los regalos: Primero de todo es importante que os planteéis el número de regalos con el que sentiros cómodos como familia. Más tarde, es esencial que tengas presente la edad tu hijo/a y saber que tipo de regalos pueden ser los idóneos para el/ella. Además, es ideal que los pequeños no reciban todos los regalos a la vez ya que se sobresaturan y les entra la ansiedad, por eso es habitual ver a niños abriendo regalos sistemáticamente sin fijarse en lo que han recibido. La elección de los juguetes debe ser en función de los gustos de tus hijos, no de aquello que te hubiera gustado recibir a ti cuando eras pequeño/a, piensa en sus necesidades, su forma de jugar y en sus gustos y pasiones.
  4. Fomentar el movimiento. Los niños necesitan moverse tanto en casa como al aire libre, así que debemos potenciar este aspecto para favorecer un desarrollo del niño que es necesario y vital para esta etapa. Puede ser a través de la música, bailando, corriendo en el parque o detrás de una pelota, pero en movimiento.
  5. Ser más ecológicos: Una propuesta para estas fechas que nos puede ayudar a colaborar con el planeta es envolver los regalos con trozos de tela que reutilizaremos cada año. De esta manera los regalos siguen manteniendo el efecto sorpresa, son bonitos y enseñamos valores a nuestros peques.
  6. Trabaja la creatividad y las emociones: Una de las principales funciones de los juguetes es la estimulación del juego, la activación de la imaginación, la creatividad y el descubrir. Así pues, puede ser un buen momento para ofrecer a tus hijos/as juguetes que fomenten estos factores y, además, si las realizáis en familia o para crear algo que podéis regalar a alguien querido mucho mejor.
  7. Relaciones sociales. Somos seres sociales, no podemos evitarlo, y los niños, aunque adorar jugar con los adultos, también necesitan estar con otros niños y jugar con ellos, aprendiendo a relacionarse, a negociar, a poner reglas de juego. Por lo tanto, siempre que podamos, elijamos juguetes que favorezcan este aspecto social. Además de obsequiarles con actividades al aire libre con otros niños.
  8. Dar ejemplo: Como siempre os digo, la forma más poderosa y respetuosa que tenemos para transmitir un mensaje a nuestros hijos es a través del ejemplo, por este motivo es esencial que seamos sus modelos de buenas conductas. Cuida mucha la forma de entregar los regalos y muestra el agradecimiento, no solamente por el regalo en sí, sino por todo el esfuerzo y dedicación puesta en escogerlo, pensarlo y/o crearlo. Y no te olvides que lo más importante que podemos regalar a nuestros hijos y a nosotros mismos es el tiempo, que nunca vuelve.

Deseo que puedas disfrutar de unas fiestas distintas, llenas de niños y padres felices. Recuerda que tus hijos no necesitan padres perfectos, sino padres felices.

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 260 suscriptores

Deja un comentario